Suárez, Villa, Schuster… Los 10 jugadores que brillaron en Atlético y Barcelona

Sergio Agüero, todavía inédito como jugador del Barcelona, se convirtió este verano en el futbolista número 39 en haber pertenecido al club azulgrana y al Atlético de Madrid. El argentino fichó por el Barça, procedente del Manchester City y diez años después de abandonar el Vicente Calderón, tres meses antes de que, el último día de mercado, Antoine Griezmann regresara al Atlético, convertido en el cuarto jugador en hacer un camino de ida y vuelta entre ambos clubs, después de Luis García, Miquel Soler y Marcos Alonso.

La relación entre Barça y Atlético en cuanto a fichajes de futbolistas se remonta al verano de 1933, cuando el mediocampista Victoriano Santos Troya pasó del conjunto madrileño al catalán, en el que solo permaneció una temporada para marchar seguidamente al Valencia. Su nombre, claro, es desconocido para el gran público… Aunque es el primer jugador que fue homenajeado por el Atlético, en febrero de 1933 y con un amistoso entre el conjunto rojiblanco y la selección española.

Desde entonces, y en la época moderna, han sido no pocos los jugadores de primer nivel que principalmente pasaron del Atlético al Barça, aunque en sentido contrario también los hubo de indiscutible nombre como los casos de Miguel Reina en 1973, Marcial Pina en 1977, Marcos Alonso en 1987, Sergi Barjuán en 2003 o David Villa en 2014, el último antes de Griezmann.

EL TOP TEN DE LOS CRACKS


Bernd Schuster

Mediocampista de primerísimo nivel técnico, considerado entre los mejores jugadores del mundo en su momento, fue estrella del Barcelona desde su llegada en 1980 y hasta su marcha (tras jugar 300 partidos y marcar 120 goles) en 1988 al Real Madrid, un trasvase que la afición acabó por perdonarle. Tras dos años en el club merengue fichó por el Atlético, con el que siguió siendo clave y conquistó dos títulos de Copa en dos temporadas. Junto a Miquel Soler es el único futbolista que jugó en Barça, Real Madrid y Atlético. De azulgrana conquistó 8 títulos.


David Villa

A la espera de cual sea el rendimiento de Antoine Griezmann en su regreso al Atlético y atendiendo a que su paso por el Barça no alcanzó a la trascendencia esperada por su precio, David Villa es historia viva en ambos clubs. Llegó al Barça desde el Valencia en 2010 y al cabo de tres temporadas en las que conquistó 8 trofeos, marcando 51 goles en 130 partidos, fichó por el Atlético, en el que solo permaneció una temporada pero en la que fue vital para la conquista del título de Liga.


Luis Suárez

Como en el caso del delantero asturiano, el uruguayo se convirtió en un jugador de leyenda vistiendo la camiseta del Barcelona entre 2014 y 2020, cuando fue forzado a abandonar el club. Recaló en el Metropolitano y con sus goles fue elemento trascendental para ganar la Liga con el Atlético, en el que juega su segunda temporada. De azulgrana sumó 209 goles en 304 partidos, celebrando 15 títulos.


Marcial Pina

Interior y delantero de exquísita técnica, comenzó su carrera en el Elche, del que pasó al Espanyol y tras el descenso del equipo periquito fichó, en 1971, por el Barcelona. Fue indiscutible hasta 1977, jugando 314 partidos que sirvieron para ganar tres títulos, y abandonó el club, despedido, después de ser apartado por la directiva tras una salida nocturna en Madrid tras una derrota en Burgos. El Atlético fue rápido en ficharle y jugó tres temporadas, a excelente nivel, en el club colchonero. Su regreso al Camp Nou como rojiblanco fue muy mediático en su momento: pitado por el público, marcó dos goles en la victoria de su equipo (2-4). Ambos de falta y uno con cada pie.


Julio Alberto

Uno de los laterales zurdos más recordados en el Camp Nou, donde llegó en 1982 procedente del Atlético de Madrid, en el que jugó desde sus categorías inferiores y durante sus primeras cinco temporadas como profesional. Jugador muy estimado por la hinchada del Barça, permaneció en el club hasta su retirada en 1991, conquistando un total de diez títulos jugando 381 partidos en los que marcó 17 goles… Ninguno más recordado que el anotado a la Juventus en 1986.


Eusebio Sacristán

Centrocampista de grandes rasgos tácticos y una polivalencia magnífica, surgió del Valladolid y fichó por el Atlético de Madrid en 1987. Al cabo de una temporada fue traspasado al Barcelona, donde se convirtió en elemento primordial en los éxitos del Dream Team, permaneciendo en el club azulgrana hasta 1995, disputando 407 partidos en los que celebró 13 trofeos. Tras abandonar el Camp Nou se marchó al Celta y acabó su carrera en el Valladolid. Con el paso de los años, en su faceta de entrenador, dirigió al filial del club azulgrana.


Miguel Reina

Portero andaluz que comenzó su trayectoria en el Córdoba, fichó por el Barcelona en 1966, permaneciendo en el club azulgrana hasta 1973, ganando dos Copas de España y una Copa de Ferias. Sumó 118 partidos, alternándose la titularidad con Sadurní en una competencia de la que se cansó para fichar por el Atlético de Madrid, con el que jugó hasta 1980 ganando una Liga y una Copa del Rey. Es el padre de Pepe Reina, canterano que llegó a jugar en el primer equipo del Barça y hoy defiende la portería de la Lazio.


Miquel Soler

Único jugador en defender la camiseta de los cuatro clubs de Barcelona y Madrid, Soler, lateral zurdo de grandes facultades físicas, fichó por el Barça, procedente del Espanyol, en 1988 y en 1991 fue cedido al Atlético, donde solo permaneció una temporada para regresar al Camp Nou, de donde marchó ya definitivamente en 1993, tras sumar 187 partidos y ganar seis trofeos, con destino al Sevilla. En 1995 fichó por el Real Madrid, donde solamente jugó una temporada para acabar su carrera en 2003 como jugador del Mallorca.


Julio Salinas

Delantero centro con excelente olfato goleador, surgió de la academia del Athletic de Bilbao, con cuyo primer equipo jugó entre 1982 y 1986, cuando fue traspasado al Atlético de Madrid. Dos años y 89 partidos después lo fichó el Barça, donde jugó 305 partidos y anotó 152 goles hasta 1994, no siendo nunca indiscutible pero sí trascendental a las órdenes de Johan Cruyff hasta que se fue, con la carta de libertad al Deportivo de La Coruña, acabando su carrera en el Alavés, en 2000.


Jorge Alberto Mendonça

Delantero angoleño que se inició en el Braga, llegó a España para jugar en el Deportivo de La Coruña y en 1958 fichó por el Atlético de Madrid, con el que jugó cerca de 200 partidos hasta 1967 ganando tres veces la Copa de España y una Recopa de Europa. Tras acabar contrato con el club colchonero firmó por tres temporadas con el Barça, ganando una Copa de España. Pero al acabar la segunda campaña el presidente del club, Narcís de Carreras, le despidió por motivos religiosos: era Testigo de Jehová. Marcó 16 goles en 49 partidos oficiales.

Sobre Kendry González 2864 artículos
Me llamo Kendry González, cree esta humilde página web para que usted se informe de todo lo que pase en el mundo del fútbol. Muchas gracias por visitar nuestra página.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*

code