Pogba aún es posible

El Madrid reactiva el interés en el francés, que termina contrato con el United a final de temporada. Su fichaje podría ayudar a convencer a su amigo Mbappé.

Paul Pogba (28 años) vuelve a entrar con fuerza en el radar del Real Madrid. El francés está en su último año de contrato con el Manchester United, no ha renovado, y se presenta como una fantástica oportunidad de mercado para llegar libre cuando termine la actual temporada. En el club blanco son conscientes de ello y llevan varias semanas sondeando las intenciones del jugador, al que su actual club quiere renovar y que cuenta también con muchos pretendientes entre los grandes de Europa. La buena actuación del jugador en la Nations League ha reactivado con fuerza el interés blanco.

Es un jugador que gusta en el Bernabéu desde hace muchos años, aunque en las conversaciones que ha tenido el Madrid con personas cercanas al futbolista, hay una premisa clara: tiene que querer vestir de blanco. En la situación económica actual, el club blanco no va a entrar en una puja con equipos que no tienen problema en ofrecer cantidades fuera de mercado.

Actualmente, cobra alrededor de 15 millones netos en el United. Una cantidad que, unida a la prima de fichaje, puede cuadrar en la escala salarial del Real Madrid (sería ponerle en el nivel de los mejores, pero sin descompensar el vestuario). Es un caso similar al de Alaba, que rechazó el curso pasado ofertas del Bayern y de la Premier para firmar por el Madrid. La operación encaja a la perfección en el plan diseñado desde hace varios años en las oficinas del Bernabéu, donde cocinan a fuego lento el fichaje de los cracks (Hazard, Alaba, Mbappé…), conscientes de que contratarles antes de que sean libres o de que entren en su último año de contrato se antoja casi imposible sin hipotecar la viabilidad económica del club.

Esta es la tercera vez que el Madrid va a por Pogba y será la definitiva, en un sentido u otro. En el verano de 2016, cuando estaba en la Juventus, Zidane quiso convertirlo en la guinda de su primer proyecto desde cero, aunque el jugador terminó de vuelta en el United (por 105 millones más 40 de comisión para Raiola). En 2019, Zizou insistió en su fichaje, pero las negociaciones se vieron afectadas de aquella mala relación que quedó entre el Madrid y Raiola en 2016.

Ahora, sin embargo, esa situación ha mejorado y Raiola y el club blanco están condenados a entenderse, porque dos de sus clientes (Pogba y Haaland) son objetivos madridistas para el próximo verano. Por tanto, en el Madrid confían en que Pogba es un jugador más maduro que entonces, que ha movido mucho dinero en traspasos y que ahora únicamente piensa en cumplir su deseo de jugar en el Bernabéu en lugar de abrir una subasta entre los equipos más poderosos.

Franceses

En la llegada de Pogba, hay dos nombres que juegan un papel importante: Benzema y Mbappé. Para los tres sería muy atractivo juntarse de blanco y, si el actual jugador del Manchester United ve que la llegada de su compatriota del PSG es inminente, eso puede decantar la balanza del lado madridista. Juntos ganaron el Mundial de 2018, tienen una relación personal fantástica y el proyecto del Madrid, con el nuevo Bernabéu a punto de terminarse y en año de Mundial, sería muy atractivo. Además, Benzema ha cogido cada vez más peso en el vestuario blanco y provocaría que su adaptación fuese inmediata.

Sobre Kendry González 2864 artículos
Me llamo Kendry González, cree esta humilde página web para que usted se informe de todo lo que pase en el mundo del fútbol. Muchas gracias por visitar nuestra página.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*

code