Osimhen mantiene el pleno de un Nápoles que sigue soñando

El Nápoles sigue soñando con el ‘scudetto’ tras mantener el pleno de triunfos en la octava jornada gracias a un solitario gol, el quinto, de Victor Osimhen. El delantero nigeriano volvió a tirar del carro y su inspiración resultó una vez providencial para que el equipo de Luciano Spalletti recuperara el liderato que el sábado le arrebató provisionalmente el Milan, ahora a dos puntos.

El partido fue una continua carrera de obstáculos para el Nápoles, que dominó desde el inicio y dispuso de un par de ocasiones en los 20 minutos iniciales por medio de Victor Osimhen: primero con un disparo al poste y posteriormente con un cabezazo que se le fue alto por poco.

Insigne falla un penalti

El dominio parecía que iba a traducirse en el marcador en el minuto 26 cuando Ben Lhassine Koné cometió un absurdo penalti sobre Giovanni Di Lorenzo tras un saque en falta en corto, pero Vanja Milinkovic-Savic desvió el lanzamiento de Lorenzo Insigne (27′).

Fue el primer contratiempo serio del Nápoles, que se desconcentrói y cayó en la precipitación permitiendo al Torino, que hasta entonces apenas se había prodigado a la contra, llegara dos veces con peligro. En la primera Josip Brekalo obligó a David Ospina a desviar a córner un chut ajustado al poste y, ya justo antes del descanso, Tonny Sanabria disparó fuera.

El VAR anula un gol de Di Lorenzo

En la segunda parte el Nápoles volvió a la carga, recuperó la iniciativa y Di Lorenzo cabeceó a la red una falta botada por Mario Rui, pero en esta ocasión el VAR le impidió que el gol subiera al marcador por fuera de juego del lateral.

Luciano Spalletti movió piezas dando entrada a Hirving Lozano por Matteo Politano y en su primera aparición el delantero mexicano remató al poste un pase de Osimhen (63′). El palo volvía a frustrar al Nápoles, que entró de nuevo en una fase de desesperación que a punto estuvo de aprovechar el Torino de nuevo por medio de Brekalo.

Osimhen desata el delirio

Ospina volvió a frenar con una buena parada la llegada del mediapunta croata, quien poco después se lanzó al césped para rematar un centro de Koffi Djidji y el balón se le fue alto (69′).

Pero el Nápoles nunca dejó de creer y encontró, a nueve minutos del final, el premio a su insistencia gracias una vez más a Osimhen. La jugada colectiva fue perfecta pero el delantero nigeriano aprovechó un rebote para marcar de cabeza con su poderío físico  ante el delirio de la afición del Digo Armando Maradona.

Sobre Kendry González 3639 artículos
Me llamo Kendry González, cree esta humilde página web para que usted se informe de todo lo que pase en el mundo del fútbol. Muchas gracias por visitar nuestra página.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*