Odegaard no tiene claro seguir

El centrocampista noruego tiene dudas sobre si lo mejor para su carrera es quedarse en el Real Madrid; en el Arsenal se sentía feliz y el sistema, un 4-2-3-1, le favorecía.

La versión veraniega del día de la marmota bien podía estar protagonizada por Martin Odegaard. La situación del noruego, de 22 años, vuelve a ser una pretemporada más un asunto candente en los despachos de Valdebebas. En el recuerdo está lo sucedido la temporada pasada, cuando el nórdico parecía que, tras tres cesiones (dos en la Eredivisie neerlandesa, al Heerenveen y el Vitesse, y otra en la Real Sociedad) regresaba para por fin quedarse definitivamente. Las cosas en los primeros meses de la campaña no salieron como todos esperaban y en el mercado invernal Odegaard era objeto de un nuevo préstamo, esta vez al Arsenal, que suena de nuevo como posible destino. Aunque quizás esta vez de manera definitiva. Llegado ese caso, en el Emirates tendrán que rascarse el bolsillo para repescarle. En el actual contexto económico el club blanco puede preferir un traspaso del jugador y ESPN cifra las pretensiones madridistas en no menos de 50 millones de euros.

El amistoso del pasado domingo en Glasgow evocó fantasmas recientes para el jugador. En una plantilla sin grandes novedades respecto a la que tuvo Zidane la temporada pasada, Ancelotti apostó por dar continuidad al 4-3-3 que tantos éxitos le ha dado al francés. El entrenador italiano lo colocó en la posición donde se desenvuelve Modric, por delante de Blanco, pero alejado de la mediapunta, donde se siente más cómodo y se desenvuelve con mayor soltura. El resultado fue una actuación gris del noruego, que apenas participó en el juego del equipo madridista.

Zidane ya intentó acoplar a Odegaard en el equipo la pasada temporada. Incluso modificó su dibujo en el estreno liguero (0-0) en el Reale Arena, donde Martintxo, como le llamaban cariñosamente en Donostia, había brillado el año anterior. El francés sorprendió al prescindir de Casemiro y disponer a Modric y Kroos en el doble pivote para colocar al noruego en la media punta. Zidane también probó con un 4-3-1-2 en el siguiente partido, contra el Betis en el Villamarín (2-3), recuperando su tridente en el centro del campo y con Odegaard por detrás de Jovic y Benzema.

Dos experimentos que no debieron convencer a ZizouMartin volvió a aparecer por el once en contadas ocasiones, la mayoría actuando como interior en una posición donde se ha mostrado más incómodo y le ha costado más trabajo jugar. En el Arsenal, como mediapunta por delante del doble pivote (Ceballos, Thomas, Xhaka y Elneny se repartían las funciones ahí), volvió a rendir bajo la batuta de Arteta.

El futuro de Odegaard vuelve a estar en el aire. La situación aún no se ha planteado con el Madrid, pero el futbolista está pendiente de hablar con el club. En Londres, donde dejó muy buenas sensaciones, le recibirían con las manos abiertas. “Tenemos una opinión muy clara y decidida sobre lo que nos gustaría hacer, pero no es nuestro jugador”, decía Arteta, técnico gunner, al acabar la temporada. El Arsenal, como informó Sky Sports esta semana, está encantado con la posibilidad de contar de nuevo con Odegaard si decide marcharse del Madrid.

Sobre Kendry González 2864 artículos
Me llamo Kendry González, cree esta humilde página web para que usted se informe de todo lo que pase en el mundo del fútbol. Muchas gracias por visitar nuestra página.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*

code