Hasta donde quiera Neymar

Por si existía alguna duda, Brasil se encargó de disiparla en su debut en esta Copa América. La ‘canarinha’ es la gran favorita al título y así lo demostró ante la débil Venezuela. La Vinotinto fue un juguete roto en manos del travieso Neymar y sus compañeros de fechorías. Brasil arrolló con dosis de buen fútbol, tres goles y el liderazgo indiscutible de la estrella del PSG, que marcó un gol de penalti y asistió en la sentencia. Esto no ha hecho más que empezar pero la apuesta por esta Copa América parece clara: la Brasil de Neymar.

Desde el inicio se vio que la diferencia entre ambos combinados era abismal. Venezuela salió acongojada al Mané Garrincha de Brasilia, golpeada por las bajas y temerosa por el gran momento que vive su rival. Brasil apabulló a la Vinotinto desde el primer suspiro, con las apariciones de Gabriel Jesús por banda derecha, la movilidad de Richarlison y la capacidad de Neymar para generar peligro en cada una de sus apariciones.

El crack del PSG ejerció de asistente en varias ocasiones pero la puntería de Richarlison impidió que Brasil saliese del campo con una renta mejor. También el error en la finalización del propio Neymar, que contó con varias ocasiones claras de gol y solo pudo ver puerta desde los once metros.

El primero en golpear, sin embargo, fue un defensa, y en un córner. Marquinhos agarró un balón suelto en el punto de penalti y tiró de un recurso de urgencia para rematar a la red con su marcaje haciéndole un auténtico placaje. Brasil llegaba con enorme facilidad y el segundo solo parecía ser cuestión de tiempo.

Neymar marca y asiste

Los de Tite llegaban y llegaban pero todo esa habilidad en el proceso de creación moría cuando tocaba rematar la jugada. Tuvo que ser ya en la segunda mitad, con una hábil internada de Danilo, cuando los de Tite encontraron una ocasión inmejorable para ampliar distancias: los once metros. Cumaná derribó al lateral y Neymar hizo el resto.

Brasil añadía oportunidades con el paso de los minutos hasta que, a un minuto del final, volvía a parecer la gran estrella de la ‘canarinha’. Neymar arrancó para hacer suyo un balón al espacio, regateó a Graterol y, casi sin ángulo, optó por ponérsela a Gabigol a placer. Un toque de pecho en el área pequeña puso la rúbrica a una gran noche de Brasil. Segura, contundente, práctica y, por qué no decirlo, a veces espectacular. El resto de selecciones ya ha tomado nota. Brasil va con todo a por esta Copa América.

Sobre Kendry González 2864 artículos
Me llamo Kendry González, cree esta humilde página web para que usted se informe de todo lo que pase en el mundo del fútbol. Muchas gracias por visitar nuestra página.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*

code