¡Épica remontada de España para meterse en ‘semis’!

El combinado de Luis de la Fuente encajó el 1-2 en el minuto 90 pero forzó la prórroga con un gol de Rafa Mir en el 93′

En el tiempo suplementario, Oyarzabal transformó un penalti y Rafa Mir, héroe del día, anotó dos tantos más para irse con un hattrick

España hizo lo que parecía imposible y se metió en semifinales de los Juegos Olímpicos tras derrotar a Costa de Marfil en un partido que tenía perdido en el minuto 92. Los de Luis de la Fuente forzaron la prórroga en el 93′ con un gol de Rafa Mir y ahí acabaron aplastando al combinado africano. Mir fue el héroe indiscutible al anotar dos goles más en el tiempo suplementario. Ahora, la selección olímpica se las verá en ‘semis’ con el ganador del Japón-Nueva Zelanda.

Suele decirse que en los partidos a cara o cruz pasan pocas cosas en los primeros compases. Sin embargo, el choque arrancó como un ‘Big Bang’. No se había alcanzado el minuto 10 y los hechos ya se habían precipitado. En un abrir y cerrar de ojos, Mikel Merino y Kouassi pusieron el primer aviso. El primero remató alto y el segundo se encontró con una gran parada de Unai Simón, que envió a córner. Antes de que se sirviera el lanzamiento de esquina, Mingueza recayó de su lesión y tuvo que ser reemplazado por Vallejo. 

Lo primero que vio el zaguero del Real Madrid –cedido al Granada- fue a Eric Bailly enviando el balón al fondo de las mallas. De nuevo a balón parado, como ya sucedió contra Argentina, España careció de solidez.

El gol dejó descolocados a los de Luis de la Fuente, que tardaron varios minutos en reaccionar. En ese tiempo hasta pudo llegar el 0-2 después de un centro peligrosísimo de Gradel desde el costado izquierdo.

Con las aguas de nuevo en su cauce, España empezó poco a poco a controlar el partido. Desde el banquillo de la ‘Roja’ se pedía ritmo de circulación para desgastar al combinado africano, bien puesto y realizando múltiples ayudas defensivas. Incapaz hasta ese momento de generar situaciones de peligro, España se encontró con la astucia de Dani Olmo. Singo quiso dejar con el pecho para Tape pero el jugador del Leipzig, rapidísimo, se metió por medio y puso la punta de la bota antes de que el meta blocara.

Lejos de bajar los brazos con el 1-1, Costa de Marfil volvió a la carga con un disparo de Dao a la media vuelta que obligó a Unai a emplearse a fondo. Y en la última acción antes del descanso, el VAR anuló por fuera de juego lo que habría sido el 2-1 de Oyarzabal tras un centro preciso de Miranda.

La reanudación arrancó con una ocasión clarísima para Olmo, pero el catalán envió a las nubes. Poco después, un grave error de los africanos en la salida de balón propició un latigazo a la cruceta de Mikel Merino. A partir de ahí el choque entró en una fase de imprecisiones e interrupciones, con España llevando el peso del partido pero Costa de Marfil amenazando con rápidas transiciones.

Sin fluidez en el juego, Miranda lo intentó con un atrevido lanzamiento de falta que cerca estuvo de convertirse en el gol del torneo. En los minutos finales, el miedo a cometer errores fue apoderándose de los jugadores. Y nada hacía pensar lo que estaba a punto de suceder. En el 87′, Oyarzabal perdonó un mano a mano ante Tape tras un gran pase filtrado de Olmo. Ya en el 90′, un disparo de Gradel que tocó en los tacos de Eric Garcia despistó a Unai y se convirtió en el 1-2. España estaba fuera. Los jugadores de la ‘Roja’ no podían creerlo.

A la desesperada, De la Fuente dio entrada a Rafa Mir, que obró el milagro en menos de un minuto -se habían añadido cinco-. El delantero murciano se aprovechó de la falta de entendimiento de la defensa africana con su portero para anotar un épico empate a la media vuelta. Sin quitar mérito a Mir, Costa de Marfil regaló el triunfo cuando ya lo tenía en sus manos.

En el tiempo suplementario, las cosas se pusieron rápidamente de cara. El VAR decretó penalti por manos de Bailly tras un remate de cabeza de Pau Torres en un saque de esquina. Oyarzabal transformó la pena máxima, situando a España por delante en el marcador por primera vez.

En un partido ya roto en la segunda parte de la prórroga, una cabalgada de Rafa Mir pudo ser el 4-2, pero Tape sí respondió bien esta vez. La sentencia sí llegaría en el 118′, cuando el delantero propiedad de los Wolves resolvió con poco ángulo dentro del área, ya prácticamente sin jugadores africanos defendiendo la jugada. Aún hubo tiempo para que, en el 121, Oyarzabal asistiera a Mir para que éste firmara un hat-trick. El ariete había entrado en el 92 y se marchó del encuentro con tres goles.

Sobre Kendry González 2864 artículos
Me llamo Kendry González, cree esta humilde página web para que usted se informe de todo lo que pase en el mundo del fútbol. Muchas gracias por visitar nuestra página.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*

code