El FC Barcelona colecciona otra pesadilla en Lisboa

El cuadro culé ha caído de nuevo en la capital portuguesa, otra goleada europea que deja a su entrenador al borde de la destitución y al equipo en el abismo. Nueva debacle continental para los azulgranas, que siguen sin tocar fondo y no ven el final del túnel.

Partido de suma importancia el que tenía esta noche el FC Barcelona visitando al Benfica, tras su primera derrota en Liga de Campeones ante el Bayern Múnich. El encuentro en el que Ronald Koeman seguramente se jugaba el puesto y que comenzaba ya con cierta polémica desde la alineación por su retorno a la zaga de tres centrales. Eric García formaba junto a Gerard Piqué y Ronald Araujo y el primero de ellos quedaba bastante retratado en la jugada del único gol de la primera mitad.

Una pérdida de Pedri propiciaba la contra de las águilas, de manera que Darwin Núñez encaraba en la esquina del área al zaguero español, que reculaba en exceso y batía a Marc-André ter Stegen el uruguayo en la primera ocasión del partido. Un gol que sentaba como un jarro de agua fría, pero del que los catalanes pronto se quisieron reponer. Pedri tomaba los mandos para enmendar su error, sirviendo un gran pase a Frenkie De Jong, quien asistía a su compatriota Luuk, que erraba incomprensiblemente a puerta vacía.

El delantero neerlandés sigue perdonando demasiado y la falta de contundencia en las áreas lastra a un FC Barcelona que, pese a su dominio claro de la pelota en la primera parte, acumulando muchas ocasiones claras, no era capaz de asediar con verdadero peligro a su rival. Por si fuera poco, a la media hora Ronald Koeman sacaba a Gerard Piqué del campo porque tenía una amarilla y estuvo cerca de ver otra, sobrepasado por la velocidad de los portugueses. Entró Gavi pero su decisión de colocar a Frenkie De Jong como tercer central desconcertó al equipo, que tardó algunos minutos en retomar el dominio, cuando se acababa la primera parte.

El Benfica empequeñece al FC Barcelona

Y comenzaba la segunda parte con los culés bastante alejados del área rival. Mucho menos que en la primera parte, con el Benfica llegando más claramente en cada contra ante el área de un Marc-André ter Stegen que, también con poca confianza en su defensa, salía en falso para que Darwin Núñez mandara un remate lejano al palo. Cada ataque de los portugueses era una tortura para los catalanes, que seguían sin claridad ofensiva. Memphis Depay diluido y Luuk De Jong fallando de nuevo opciones claras.

También Sergi Roberto tuvo el gol salvado por Vlachodimos. Y cuando entraban al campo Nico, Coutinho y el anhelado Ansu Fati, el equipo lisboeta anotaba el segundo gol. Rafa Silva en el 69′, tras una contra que acababa en sus pies después de varios despejes fallidos, dejaba al cuadro culé con una montaña enorme por escalar en apenas veinte minutos. Un gol que descosía a un equipo donde ni sus jugadores diferenciales ni su entrenador saben dar con la tecla. Pero había más todavía. Porque Sergiño Dest cometía un penalti por manos que Darwin Machís transformaba en el 78′.

El FC Barcelona tocaba de nuevo fondo, un escalón más abajo que en la primera jornada. Una derrota dolorosa de nuevo que además dejaba a Eric García expulsado y que suma una nueva goleada para los de Ronald Koeman. De nuevo sin goles, de nuevo tres en contra y con la sensación de que el equipo no puede ni competir en Europa. Hoy ante un rival de menor entidad que deja muy complicada, casi inalcanzable, la clasificación para los catalanes a los octavos de final. Tras el espejismo del domingo, la temporada sigue siendo un auténtico calvario para este club.

Sobre Kendry González 2864 artículos
Me llamo Kendry González, cree esta humilde página web para que usted se informe de todo lo que pase en el mundo del fútbol. Muchas gracias por visitar nuestra página.

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*

code