Desmontando a De Paul, el líder que quería Simeone

El Atlético de Madrid ha tenido claro desde el inicio del mercado de fichajes que el jugador para reforzar la medular del equipo debía ser Rodrigo De Paul. Es verdad que había otros nombres como los de Bentancur, Calhanoglu, Keita, etc como alternativas, que estaban encima de la mesa, pero la petición de Diego Simeone era la de su compatriota.

Y lo estaba porque tanto el Cholo como la dirección deportiva encabezada por Andrea Berta coincidían en que era el jugador idóneo. Y lo es por varias cuestiones que tienen que ver con lo deportivo, lo personal y hasta lo psicológico. No es casualidad que detrás del internacional argentino estuviesen varios grandes de Italia y del resto de Europa. Para la gente del fútbol, para la que conoce los resortes internos de este deporte, no había pasado desapercibida la evolución de un futbolista que se ha vuelto gigante. Simeone siempre defiende que quiere ‘hombres’, en el sentido de jugadores maduros, conscientes de la responsabilidad que supone jugar para el Atlético.

1- PERSONALIDAD Y LIDERAZGO

Para empezar es un tipo que no rehúye la personalidad. Es un líder dentro y fuera del vestuario. Tanto en Racing de Avellaneda como en Udinese cogió el ‘10’ que habían dejado dos ídolos locales, Teófilo Gutiérrez y Antonio Di Natale, respectivamente. No le pesó. Se considera a sí mismo un líder. Y lo explica. “Los líderes no necesitan gritar para que los escuchen. Se hacen con el ejemplo, poniendo la cara por el compañero. Con el tiempo, con los años, me hice líder. Me gusta ese tipo de presiones, ese tipo de responsabilidades. Vivo para el fútbol, me gusta entrenarme y trato de que mis compañeros también lo hagan al máximo porque soy un convencido de que se juega como se entrena. Los líderes deben cumplir algunos requisitos, yo me siento capacitado y sé que mis compañeros me ven así. Entonces tomo esa responsabilidad, aunque hay momentos en que no es fácil, hay otras cosas en la cabeza, todos tenemos una vida. Pero no me pesa”, explicaba en La Nación hace un tiempo.

2- VIDA PERSONAL MUY ORDENADA

Hablamos de un futbolista que vive por y para su profesión. Un jugador que se encuentra en la madurez de su vida deportiva, que está volcado en mejorar y en cuidarse. Un futbolista con una familia estable, con su mujer lleva más de una década, que se dedica a entrenar y disfrutar de su pequeña y su mujer. Un futbolista con costumbres fijas en Udine, por ejemplo, con lugares fijos para pasear, restaurantes para celebrar Navidad lejos de casa. Él siempre ha defendido que “ser futbolista es cosa de dos” en referencia a que su mujer es clave en su carrera. Para un futbolista como él que se echa encima muchísima responsabilidad. Sus amigos son los mismos que eran de niño, su círculo es muy cerrado y no ha sucumbido a esas personas que aparecen con el éxito.

3- SE ENTRENA COMO SE JUEGA, IGUAL QUE EN EL ATLÉTICO

Entre las cosas que gustarán a Simeone es que es un futbolista que no regala nada en los entrenamientos. Ni siquiera a sus amigos. el jugador contaba que algunos compañeros argentinos de Udinese se asombraban de cómo entrenaba aunque ellos estuvieran por medio. No regalaba nada. Hace unos años, el jugador, ante el interés del Atlético ya señaló que la intensidad le gustaba. “Es un equipo que hace un fútbol dinámico, que a mí me gusta. Cada entrenamiento parece un partido oficial para ellos”, señalaba.

4- NÚMEROS BRUTALES DE UN JUGADOR TOTAL

El actual De Paul está lejos de aquel joven que llegó a Valencia con apenas 21 años y al que le pesó su primera experiencia en Europa. Aquel interior es ahora un pivote, un jugador que se ha reinventado, que destaca tanto en ataque como en defensa, un jugador completo, total, que dejó unos números impresionantes en la pasada campaña en Udinese. Fue el jugador que más grandes ocasiones creó -20- junto a Ilicic, según datos de ‘kiclest.it’. El cuarto jugador con más centros al área -262-. El segundo con más centros exitosos a la zona de peligro -72. El segundo con más pases clave -82-, sólo por detrás de Calhanoglu -98-. Es el segundo con más faltas sufridas -126-, sólo por detrás de Belotti. Un jugador que fue el 29º que más kilómetros recorrió de media por partido 10,6 km. Y el segundo mejor que más asistencias dio -10-, sólo mejorado por Malinovsky -11-.

5- CAPITÁN DE FACTO

Que es un jugador de esos que se echa el equipo a la espalda se vio en Udinese, al que salvó de sus peores momentos, con goles y actuaciones estelares. Mantuvo el vestuario centrado y enfocado en el objetivo. Desde que es el capitán del cuadro italiano dio una lección de cómo llevar un brazalete.

“Es un campeón, un todoterreno. Sus resultados son fruto de una clase cristalina pero también de mucha abnegación, de mucho trabajo. Lo enumero entre los grandes capitanes que tenido en mis equipos”, explicó hace tiempo Pierpaolo Marino, director deportivo de Udinese.

6- UN OBSESO DE LA PREPARACIÓN

Conforme ha ido creciendo como jugador ha ido asumiendo que todo depende de cómo entrena, cómo se cuida. Él cuenta que cuando comenzó en Racing no había ni nutricionista, que él acababa el entrenamiento, se iba a comer una hamburguesa con una Coca Cola. Al llegar a Italia, en manos de los profesionales, ha entendido la importancia de la alimentación y el descanso, que respeta escrupulosamente. Un apoyo que le permite recuperar mejor y tener más energía para tomar las decisiones adecuadas.

No sólo entrena con el club, realiza una doble sesión todos los días junto a un preparador/fisio, personal, por las tardes.

7- EL ATLÉTICO, UN VIEJO SUEÑO

Para Rodrigo De Paul, la posibilidad del Atlético fue siempre un sueño a cumplir. Conoció el club cuando le tocó jugar en España y se quedó prendado. La pasión de los hinchas, el espíritu del club, muy similar a su Racing de Avellaneda. “Yo sé que hubo interés del Atlético de Madrid, con un entrenador como el Cholo, que me llama mucho la atención”, reconocía en Marca. “Es un club sumamente grande, un club para pelear por cosas importantes y si algún día se da, estaría feliz de ir allá”.

8- SUS REFERENCIAS

“Cuando era pequeño jugaba de enganche. Jugadores como Riquelme, Zidane, Ronaldinho, cuando yo era pequeño, estaban en su mejor momento y la verdad que los miraba mucho”, explicaba hace unos meses el jugador, en BeinSports. Ahora, con su reconversión, le jugador ha venido también mirando a los que ocupan su posición en el campo: “Kroos, Modric son jugadores que se puede disfrutar viéndolos jugar. A mí un jugador que me gusta es Pogba, también Vidal me parece un volante muy completo, porque tiene llegada, gol, recuperación, es dinámico”.

Sobre Kendry González 2864 artículos
Me llamo Kendry González, cree esta humilde página web para que usted se informe de todo lo que pase en el mundo del fútbol. Muchas gracias por visitar nuestra página.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*

code